sace_posgrado_argentina_1_74e93b99e06252bd9b8992de33a84fd8

congreso_medestetica_2018_arriba_bec3ad92316aab689f85f1dd59b1d83c
 
 
Registro  ·   Contacto  

El portal de dermatología, flebología y medicina estética. Soleado
:: informes

La Hipertensión y sus consecuencias son la principal causa de muerte en todo el mundo. Son muchos los profesionales de nuestras especialidades que tratan pacientes que la sufren permanentemente.
Ante numerosas consultas que nos han formulado y ante el lanzamiento, en América Latina, de un producto que revolucionará la atención de esos pacientes es que preparamos este Informe


Hipertensión. Prevalencia, factores de riesgo y efectos posibles.

Los dos fármacos más indicados en el mundo combinados por primera vez en un único comprimido.

 

Llegar a la meta
· La hipertensión – y sus consecuencias – constituyen la causa número uno de mortalidad en el mundo(I).
· Todos los años, la hipertensión es la causa de, aproximadamente una de cada ocho
muertes y produce daños en el corazón, los ojos, el cerebro y los riñones(II).
· La mayoría de los pacientes hipertensos no logra alcanzar la meta de control de la presión arterial(III).
· El tratamiento de los pacientes de alto riesgo, tales como los que padecen diabetes o enfermedad renal, es aún más dificultoso(IV).


La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre que circula en el cuerpo sobre las paredes de las arterias debido a que las paredes de las arterias están excesivamente contraídas o pierden su elasticidad natural. La hipertensión se da cuando la presión en las arterias es más alta de lo normal.
Dos valores resultan de la medición de la presión arterial. La presión arterial sistólica (el número superior) mide la presión cuando el corazón late, y la presión arterial diastólica (número inferior) mide la presión cuando el corazón se relaja entre latidos.
Se considera hipertensión a partir de una presión arterial 140/90 mmHg. El objetivo principal del tratamiento es alcanzar la meta de control de la presión arterial < 140/90. Sin embargo, para los pacientes de riesgo, en particular para los que padecen diabetes o enfermedad renal, los límites son más exigentes, es decir una presión sistólica <130 mmHg y una presión diastólica <80 mmHg(III).


La pesada carga de la presión arterial alta no controlada
La hipertensión constituye una enfermedad crónica seria y puede afectar y dañar el cerebro, el corazón, los riñones, los ojos y los vasos sanguíneos. Si la hipertensión no se controla de la
manera adecuada, puede provocar ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia
cardíaca y renal e incluso la muerte prematura(II).
Dado que la hipertensión afecta, al menos, el 25% del total de adultos, constituye un grave
problema para la sociedad(V). A nivel global, la enfermedad afecta a mil millones de personas, una cifra la cual los investigadores estiman que aumentará a 1.56 mil millones en el año 2025. La incidencia de la hipertensión constituye una cuestión de suma importancia para la salud pública a nivel mundial.

Si se controla la presión, se controla el riesgo
Si se controla la presión arterial de manera adecuada se puede reducir la incidencia de accidente cerebrovascular a casi la mitad, los ataques cardíacos en un 25% y la insuficiencia cardíaca en un 50%(III). El riesgo de muerte como consecuencia de una enfermedad cardiovascular se duplica por cada aumento de 20 mmHg en la presión sistólica o de 10 mmHg en la presión diastólica, por encima de 115/75 mmHg(III). Aproximadamente dos tercios de las personas que tienen un primer ataque cardíaco y tres cuartos de las personas que tiene un primer accidente cerebrovascular tienen una presión arterial superior a 140/90 mmHg(VI).


Muchos hipertensos no están diagnosticados ni tratados.
Dado que la hipertensión suele ser asintomática, muchos pacientes hipertensos no tienen
conocimiento de su condición y en consecuencia, es poco probable que busquen un tratamiento para bajar su presión arterialvii. Por lo general, la toma de conciencia es más baja en los países en vías de desarrollo que en los países desarrolladosv(II).

 

Toma de Conciencia, Tratamiento y Control de la Hipertensión en 19 paises.

Metas en el tratamiento de la hipertensión
Los objetivos del tratamiento son la reducción del riesgo cardiovascular, el tratamiento de los
factores que pueden modificarse (tales como el cigarrillo, el exceso de peso y la falta de ejercicio) y la reducción en las mediciones de la presión sistólica y diastólica a <140/90 mm/Hg, para la población en general, y a <130/80 mm/Hg, para pacientes que padecen diabetes o enfermedad renal crónicav(III).
Aunque la hipertensión arterial puede controlarse exitosamente cuando ha sido diagnosticada, se estima que la mayoría de los pacientes hipertensos tratados, todavía no tiene controlada la presión arterial en forma adecuada ii. Esta situación constituye una necesidad insatisfecha en el manejo deesta causa principal de muerte.

 

Se estima que en siete países (Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido), aproximadamente el 54% de los pacientes – es decir más de 50 millones de pacientes (VII) tratados por hipertensión no pudieron llegar a controlar adecuadamente su presión. Además, si tomamos también en consideración a los hipertensos no diagnosticados o que no reciben tratamiento, más de 130 millones de personas en esos países viven con una hipertensión no controlada(IX). Esto significa que, aproximadamente, el 75% de los hipertensos no están controlados.
Resulta preocupante que en los pacientes de alto riesgo con metas de control más exigentes en cuanto a la presión arterial, el logro de esos objetivos es también más bajo. Un análisis del Estudio Nacional de Evaluación de la Salud y la Nutrición en los Estados Unidos determinó que en sólo el 25% de las personas que padecen diabetes y reciben tratamiento antihipertensivo se controlaba la presión arterial a 130mmHg/85mmHgx. Un estudio llevado a cabo en España determinó qué sólo se controlaba un 13% de los pacientes diabéticos en ese nivel y sólo un 10% se controlaba a 130mmHg/80mmHg(IV).


Abordajes para controlar la hipertensión
En la actualidad, se dispone de una gama de agentes antihipertensivos, incluyendo diuréticos,
betabloqueantes, alfabloqueantes, antagonistas de aldosterona, bloqueadores del canal de calcio, inhibidores de la enzima convertidora (ECA), bloqueantes del receptor de la angiotensina II (BRA).
Sin embargo, la mayoría de las personas requerirá dos o más medicamentos para alcanzar el
control de la presión arterial.(XI)
En el Estudio a gran escala ALLHAT (Antihypertensive and Lipid-Lowering Treatment to Prevent Heart Attack Trial), el 60% de los pacientes que alcanzaron el objetivo de <140/90 mm recibían dos o más medicamentos.(XI) Sin embargo, el cumplimiento por parte de pacientes que tienen que tomar más de un comprimido diario puede resultar difícil.(XII)
Aunque existen varios tratamientos con un mecanismo de acción diferente, los últimos desarrollos para el tratamiento incluyen un único tratamiento (en combinación fija) que consiste de dos de los agentes para reducir la presión arterial más recetados en el mundo: amlodipina (un bloqueador del canal de calcio) y valsartan (un bloqueador de los receptores de angiotensina). Se observaron reducciones significativas en la presión sistólica y diastólica durante los ensayos clínicos con este tratamiento en más de 5000 pacientes.

 

Referencias:
(I) Ezzati et al. Selected major risk factors and global regional burden of disease. The Lancet. 2002;360: 1347 - 1359
(II) Statistical Fact Sheet: International Cardiovascular Disease Statistics. American Heart Association. 2004
(III) Chobanian et al. Seventh Report of the Joint National Committee on prevention, detection, evaluation, and treatment of high blood pressure. Hypertension. 2003; 42: 12006 – 1251
(IV) Banegas et al. Blood Pressure Control and Physician Management of Hypertension in Hospital Hypertension Units in Spain. Hypertension. 2004;43:1338 – 1344
(V) Kearney et al. Global burden of hypertension: analysis of worldwide data. Lancet 2005; 365: 217-223
(VI) Heart Disease & Stroke Statistics - 2006 Update. American Heart Association & American Stroke Association.
(VII) Kearney et al. Worldwide prevalence of hypertension: a systematic review. Journal of Hypertension. 2004, 22:11 – 19
(VIII) Practice Guidelines Writing Committee. Hypertension Guidelines. European Journal of Hypertension. 2003, 21(10), 1779-86
(IX) Novartis data on file. R&D Day. 28th November 2006.
(X) Hajjar and Kotchen. Trends in Prevalanece, Awareness, Treatment and Control in Hypertension in the
United States, 1988 – 2000. Journal of the American Medical Association. 2003 290;2 199: 206
xiBrown et al. Better blood pressure control: how to combine drugs. Journal of Human Hypertension. 2003; 17:81 -86
(XI) Brown et al. Better blood pressure control: how to combine drugs. Journal of Human Hypertension. 2003; 17:81 -86
(XII) Ofili. Dispelling the Myth of “Aggressive” antihypertensive therapy. The Journal of Clinical Hypertension. 2006; 8: 4- 11
(XIII) Novartis Data on File



Prevalencia


· Cerca de mil millones de personas a nivel global – uno de cada cuatro adultos – sufren de presión arterial alta, conocida como hipertensión(II).
· Las tasas de prevalencia de hipertensión varían en los distintos paísesv(III):
· Francia: 24% del total de la población
· Alemania: 25% del total de la población
· Italia: 21% del total de la población
· España: 28% del total de la población
· Reino Unido: 23% del total de la población
· Se estima que, en el año 2000, el 26,4% de la población mundial adulta padecía hipertensión(II). Las regiones con mayor prevalencia de hipertensión tenían aproximadamente el doble del porcentaje correspondiente a las regiones con prevalencia menor(II):
· El estudio MONICA (MONItoreo de Tendencias y Determinantes en Enfermedades CArdiovasculares) de la Organización Mundial de la Salud estudia la prevalencia, el tratamiento y la reducción de la hipertensión en 27 países.
· La prevalencia aumenta con la edad. Aproximadamente dos tercios de las personas
que tienen 60 años o más, padecen de hipertensión(II y IV).

· El Estudio MONICA observó que la presión arterial sistólica aumenta más con la edad en las mujeres y que, en 34 de las 41 poblaciones estudiadas, las mujeres tenían una presión sanguínea arterial más alta que los hombres en el grupo etario 55 – 64(IX).


Factores de Riesgo

Varios factores pueden incrementar significativamente las posibilidades de que una persona desarrolle hipertensión(VI).


Factores de Riesgo Modificables
· Consumo excesivo de sal
· Falta de ingesta suficiente de frutas y vegetales – relacionada con bajos niveles de consumo de potasio
· Sobrepeso u obesidad
· Estilo de vida sedentario
· Niveles de colesterol altos
· Ingesta excesiva de bebidas alcohólicas


Factores de Riesgo No Modificables
· Edad: la presión sanguínea aumenta con la edad
· Factor étnico: la prevalencia de hipertensión difiere entre los grupos étnicos
· Ser una mujer de mediana edad o una mujer que consume anticonceptivos orales
· Antecedentes familiares de hipertensión
· Diabetes: el 60% de las personas que padecen diabetes tienen hipertensión, que a su vez aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas
· Bajo peso al nacer

 

Efectos Potenciales
· La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, aproximadamente, el 11% de la totalidad de las enfermedades en los países desarrollados tiene su origen en un aumento de la presión arterial y que más del 50% de las enfermedades cardiovasculares y casi el 75% de los accidentes cerebrovasculares se deben a niveles de presión sistólica que exceden el mínimo teorético (115 mmHg).(X)
· Todos los años, la hipertensión es la causa de aproximadamente una de cada ocho muertes y produce daños en el corazón, los ojos, el cerebro y los riñones. (XI)

· Las personas con antecedentes de hipertensión tienen casi el doble de riesgos de sufrir un ataque cardíaco que las personas que no tienen esos antecedentes.(X)

 

Las mujeres con hipertensión experimentan un riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca crónica que es 3,5 veces mayor que el de las mujeres con presión arterial normal.(XII)
· Entre los 40-69 años cada diferencia de 20 mmHg en la presión sistólica habitual, o aproximadamente 10 mmHg en la presión arterial diastólica, se asocia con diferencias que duplican las tasas de mortalidad como consecuencia de enfermedades cardíacas isquémicas y otras causas vasculares.(XIII)


Tratamiento
· Los objetivos del tratamiento para la hipertensión son los siguientes:(XIV)
§ Reducir el riesgo cardiovascular
§ Tratar los factores controlables (tales como el cigarrillo, la falta de actividad física, el
consumo de sal y bebidas alcohólicas)
§ Reducir la presión arterial sistólica y la presión arterial diastólica a <140/90 mmHg
§ Alcanzar y mantener una presión arterial de <130/80 mmHg en pacientes con diabetes o
nefropatía
· Los estudios han demostrado que se pueden salvar vidas si se baja la presión sanguínea. El
tratamiento para la hipertensión está asociado con una reducción en la incidencia de:xv
§ Accidentes cerebrovasculares, a casi la mitad
§ Ataques cardíacos en un 25%
§ Insuficiencia cardíaca, en un 50%
· La mayoría de los pacientes necesitarán, como mínimo, dos o más tratamientos para lograr un control de su presión sanguínea.(III)
· En la actualidad, sólo aproximadamente un tercio de los pacientes con hipertensión reciben un tratamiento que les permite controlar esa condición.(III)

 

Referencias
(I) Ezzati et al. Selected major Risk Factors and global regional burden of disease. The Lancet. 2002;360: 1347 – 1359
i(II) Kearney et al. Global burden of hypertension: analysis of worldwide data. Lancet 2005; 365: 217-223
(III) Ofili. Dispelling the Myth of “Aggressive” antihypertensive therapy. The Journal of Clinical Hypertension. 2006; 8: 4- 11
(IV) Hajjar and Kotchen. Trends in Prevalence, Awareness, Treatment and Control in Hypertension in the United States, 1988 – 2000. Journal of the American Medical Association. 2003 290;2 199: 206
(V) Sesso H et al. Systolic and Diastolic Blood Pressure, Pulse Pressure, and Mean Arterial Pressure as Predictors of Cardiovascular Disease Risk in Men. Hypertension 2000; 36:801-7
(VI) British Heart Foundation, Blood Pressure – Heart Information Series No. 4 www.bhf.org.uk/publications/uploaded/download-his4.pdf, accessed 19 October 2006
(VII) Guidelines Committee. Journal of Hypertension 2003;21:1011-53
(VIII) Novartis data on file. R&D Day. 28th November 2006.
(IX) The WHO Monica Project. Geographical variation in the major Factores de Riesgo of coronary heart disease in men and women. World Health Statistics Quarterly.
(X) European Cardiovascular Disease Statistics. 2005 Edition
(XI) Statistical Fact Sheet: International Cardiovascular Disease Statistics. American Heart Association. 2004
(XII) World Heart Federation. Women, Heart Disease and Stroke Fact Sheet www.worldheart.org/pdf/press.factsheets accessed 19th October 2006
(XIII) Lewington et al. Age-specific relevance of usual blood pressure to vascular mortality: a meta analysis on individual data for one million adults in 61 prospective studies. The Lancet. 2001;360:190
(XIV) Practice Guidelines Writing Committee. Hypertension Guidelines. European Journal of Hypertension. 2003,
21(10), 1779-86
(XV) Chobanian et al. Seventh Report of the Joint National Committee on prevention, detection, evaluation, and treatment of Hipertensión. Hypertension. 2003; 42: 12006 – 1251


Novartis presenta en Latinoamérica la nueva combinación fija de amlodipinavalsartán, un tratamiento de gran efectividad para pacientes con Hipertensión Arterial (HTA).


· Es el primer medicamento que combina en un solo comprimido los dos antihipertensivos más indicados a nivel mundial (amlodipina y valsartán) (1 y 2)
· La hipertensión y sus consecuencias son la principal causa de muerte en el mundo (3).

La combinación fija de estos dos fármacos brinda a los pacientes un mejor control de su presión arterial y permite una mayor tolerabilidad y adherencia al tratamiento (4,5,6,7).
En un estudio llevado a cabo por Novartis durante ocho semanas en pacientes de avanzada edad y diabéticos, se puso en evidencia que la terapia combinada de amlodipina y valsartán ha logrado alcanzar el control de la presión arterial en forma óptima y segura (12).


“La mayoría de los pacientes requerirá dos o más agentes antihipertensivos para lograr el control de la presión arterial en forma sostenida a lo largo del tiempo”, dijo el Dr. Joseph Izzo, líder del estudio y Jefe del Departamento de Medicina de la Universidad New York en Buffalo. “Los datos de la investigación muestran que utilizando la combinación fija de amlodipina y valsartán se logra el control de la presión arterial en los pacientes que antes encontraban problemas para lograrlo”, concluyó Izzo.


“La combinación de amlodipina-valsartán es una gran incorporación para el porfolio
cardiovascular de Novartis”, afirmó el Dr. James Shannon, Director Global de Desarrollo de
Novartis Farma AG. “El hecho de que casi el 70% de la población no logra el control de la presión arterial demuestra la necesidad de nuevos y más efectivos tratamientos”, agregó Shannon.


Datos del estudio aleatorizado, doble ciego y multicentral, que evaluó la eficacia de la
combinación amlodipina - valsartan en pacientes hipertensos de difícil control con monoterapia

El estudio comparó la eficacia y la seguridad de la combinación de amlodipina con valsartán en pacientes con presión arterial alta que utilizando una sola droga no lograban nivelar su presión. A un total de 894 pacientes, de los cuales 145 (16%) tenían diabetes tipo 2, se les dio aleatoriamente
la combinación de amlodipina y valsartán 160/5mg, y amlodipina y valsartán 160/10mg. El
principal resultado fue que luego de 8 y 16 semanas los pacientes lograron un eficaz y óptimo
control de la presión arterial. La mayoría de los pacientes había sido tratada con otras
medicaciones anteriormente (11).

 

Referencias

1.Diovan Web site. http://www.diovan.com/info/about/about_diovan.jsp. Accessed November 28, 2006.
2.Norvasc Web site. http://www.norvasc.com/high-blood-pressure-medicine/about-norvasc.asp?print=true. Accessed November 28, 2006.
3.World Heart Federation. http://www.worldheart.org/mission-myths-facts.php. Accessed May 8th 2007.
4.Smith R. et al., The Journal of Clinical Hypertension 2007;9:355-364.
5.Poldermans D et al., Clinical Therapeutics 2007; 29(2): 279-289.
6.R. Fogari, et al.Journal of Human Hypertension 2007;1-5.
7.Wanovich et al. Am J.Hypertens 2004;17:223A
8. Wernsing, M.; Jin, J., A randomized, double-blind, multicenter, multifactorial, placebo-controlled, parallel group
study to evaluate the efficacy and safety of valsartan (160 mg and 320 mg) and amlodipine (10 mg) combined and alone in hypertensive patients, Data on File CVAA489A2307.
9 Chobanian et al. Seventh Report of the Joint National Committee on prevention, detection, evaluation, and treatment
of high blood pressure. Hypertension. 2003; 42: 12006 – 1251.
10. Kearney et al. Global burden of hypertension: analysis of worldwide data. Lancet 2005; 365: 217-223
11. Izzo, J et al. A randomized double-blind, multi-center study to evulate the efficacy of the combination of amlodipine and valsartan in hypertensive patients uncontrolled on previous monotherapy. ASH, 2007.
12. The Task Force for the Management of Arterial Hypertension of the European Society of Hypertension (ESH) and of the European Society of Cardiology (ESC). J. of Hypert: 2007, 25:1105–1187.

 

Mayor Información:

 


aesthetic_marketing_cursosonline2017_7f99a7cb94d321306473e99ce67dc215

BANNER_BIOAUREA_2018_b1702df05d5351ad4580e75684b62f95

stem_cells_celulas_madre_20180720_80d8755b3b731c8760ea779e81b456ad

FLASH_DASIL_20181031_638e91985ef087af38ad3b6c386c935a

banner_CONFTERA_20180927_486d978cbdcfec0d499f4001065fdc1e

Copyright 2018 Medestetica | Todos los derechos reservados.