Micropigmentación: Vertiente paramédica, oncológica.

¿Qué pasa luego de ganar la batalla contra el cáncer?

En el mes de lucha contra el cáncer de mama es importante destacar los avances en medicina regenerativa luego de atravesar por una mastectomía. Gracias a la enfermera y especialista en micropigmentación paramédica y oncológica María Dolores Pérez Sancho se inicia el uso de la técnica para creación de areola post mastectomía hiperrealista con efecto tridimensional con luces y sombras. “Es una técnica que una vez que la hemos terminado la paciente vuelve a sonreír porque se siente otra vez plena, se siente que ha pasado un antes y un después de su enfermedad”, explica la presidente de AMEPO.

La Dra. Andrea Lapeire, coordinadora académica del primer Congreso Internacional de Estética y Salud Transdisciplinario/Médico, cuenta: “Lo que distinguió este congreso es que contamos con el apoyo de la provincia de Santiago del Estero que nos permitió a convocar disertantes destacadisimos de distintos lugares del mundo.” Y es que entre el distinguido cuerpo de disertantes se encontraba la licenciada en enfermería María Dolores Pérez Sancho quien se dedicó años a trabajar con mujeres en la unidad oncológica de los hospitales en España.

La convivencia diaria con mujeres enfermas que no conseguían olvidar su cáncer de mama al ver su pecho incompleto tras una mastectomía llevó a Dolores Pérez Sancho a especializarse en micropigmentación paramédica y oncológica. Tal como cuenta la especialista, es una técnica consistente en la aplicación de un pigmento de color en la dermis que se emplea para corregir, areolas y vitiligo. La micropigmentación paramédica engloba varios campos, el más demandado de todos es la reconstrucción de areolas después de una mastectomía.

Gracias a la micropigmentación se puede lograr un efecto óptico, un microtatuaje de mejoría de la areola y pezón, que se hace a menor profundidad de la piel. Los tonos empleados son marrones y rojizos para imitar el color de la otra areola o, en caso de haberse extirpado y reconstruido las dos mamas, buscar un resultado armónico con la piel de la paciente. Según la especialista, aún es una vertiente de la micropigmentación poco conocida pero que permite un amplio abanico de tratamientos. Desde la creación de areolas post mastectomía y camuflaje de cicatrices periareolares, hasta camuflaje de secuelas en quemaduras o reconstrucción de areolas en cambio de sexo.

El cáncer de mama es el que más afecta a las españolas, con unos 25.000 casos nuevos diagnosticados cada año. De ellos, la SECPRE estima que algo más del 64% acaban en una mastectomía (unos 16.000), pero sólo el 30%-40% de estas mujeres, son operadas para la reconstrucción mamaria y, de ellas, únicamente a entre el 30% y el 40% se les practica la micro pigmentación de areola y pezón. (datos extraídos de Expertos en Medicina Estética)

La actual presidenta de AMEPO comenzó la técnica como una acción solidaria de manera gratuita a las mujeres que no lo podían pagar e impulsó una ley que obligue al gobierno a cubrir la reconstrucción con micro pigmentación de areola y pezón y el camuflaje de cicatrices en mujeres que han pasado por cáncer de mama. Dolores Sancho cuenta: “El gobierno consideraba este tratamiento algo puramente estético, pero en verdad es una necesidad, ya que las pacientes hasta que no se ven las mamas reconstruidas con la areola y el pezón no se ven completas. Para ellas es un antes y un después de la enfermedad, les ayudamos a curar su autoestima.”

Para esta versión paramédica y oncológica de la micropigmentación se utilizan técnicas y tintas diferentes por lo que es fundamental la formación de especialistas en el área. Las tintas por ejemplo tienen que estar homologadas para pacientes que han sufrido cáncer de mama y pieles que han pasado por radio y quimioterapia.

Desde 1ro de julio de 2019 se incluyó la micropigmentación oncológica dentro de la cartera de servicios de sanidad pública. “El problema es que no existen en los hospitales profesionales formados en esta materia, por lo que el gobierno ha dado un plazo máximo de cinco años para que en todos los centros se creen estos servicios” explica la licenciada en enfermería. El impulso de esta ley le valió el Premio a la mejor acción solidaria del año de la Corona Española que para la licenciada Pérez Sancho significó una satisfacción muy grande: “ha permitido dar mucha visibilidad a la carencia que existía.”